Desafiando a Félix!! (Alto Prieto)

El domingo 11 de marzo, los Ojancos teníamos preparada una ruta al pico Vallines pero, debido a las condiciones meteorológicas que Félix (nombre del temporal) iba a traer consigo, cambiamos y los altos representantes del club comenzaron a decidir si hacer otro 2000 con menos dificultad, si dar un paseo por el monte, si quedarnos en el bar…y finalmente comenzamos la ascensión al Pico Alto Prieto.
Tras una primera parada en Cervera de Pisuerga para coger fuerzas, llegamos a Vidrieros, un pueblo situado al pie del pico Curavacas en el valle del Río Carrión, cerca del embalse de Camporredondo. Fue aquí donde comenzamos nuestra andadura.
Al principio llovía muy poco, luego algo más, luego nevaba… pero los fatales pronósticos del tiempo se iban cumpliendo y cada vez el frío era más intenso y el aire más fuerte. Así que tras más de dos horas y media de ruta, un pequeño grupo decidió abandonar la ascensión y volver al pueblo.
El resto de la expedición continuaríamos hacia la cumbre del Alto Prieto, un 2000 sencillo técnicamente hablando pero que parecía el Anapurna, ya que la nieve, el hielo, las rachas de viento de más de 100 km/h y por si fuera poco, la niebla, hacían que cada paso fuera un pequeño combate contra el temido Félix (mirad mirad las fotos…)
Finalmente, tras varias horas de ascensión, coronamos el pico… pero ahora faltaba la otra mitad, por lo que nos apresuramos a descender.
Por fin llegamos a un valle y el horrible y polar viento comenzó a cesar…ahora tendríamos nieve…muuuucha nieve. Con más de un tropiezo y varios culetazos…fuimos bajando poco a poco hacia el pueblo y sí, no he puesto nada de comida porque eran las cuatro y seguíamos sin comer…
Tras bajar un pequeño bosque de pinos llegamos al camino que nos llevaría a Vidrieros. Allí se decidió democráticamente si comer allí o si llegar al pueblo y después comer. Decidimos llegar al pueblo ya que, aunque estábamos hambrientos… muy hambrientos, lo que más queríamos era llegar y cambiarnos la ropa mojada.
Por fin, a las casi cinco de la tarde finalizamos nuestra ruta, nos pusimos ropa seca y comimos (¡y cómo comimos!).
Tras una buena comida repleta de embutidos, tortillas, frutas, y algunos hasta orujo de ron miel regresamos a Valladolid pudiendo decir que los ojancos desafiamos y vencimos a Félix
¡Aupa Ojanco!
P.d. Muchas gracias a todos por el día que pasamos. Llevaba casi tres años sin salir con ojanco pero pude comprobar que seguís con el mismo espíritu, humor y filosofía de siempre. ¡Espero que no pase tanto tiempo para volver a vernos!
UN ABRAZANCO

A las letras: Marta

A los Mapas: Zorro

A las fotos: Ramón y otros