Asamblea y Cena


Como no solo de montañas vive el hombre, los Ojancos también celebran las cosas como mandan los cánones. Otro año más, nos juntamos para celebrar la Asamblea General del club, rematar el año y celebrarlo. En la Asamblea hubo sorpresas, vídeos, la entrega del nuevo calendario, la esperada publicación y…camisetas!!!

Después fuimos a cenar, que con el estómago lleno es más fácil todo. Entre unas cosas y otras nos vimos más de 50 ojancos. Allí disfrutamos de los ágapes y de los ricos entrecots, merluzas, merluzos y…rabos.
Juntarse con los ojancos siempre es una alegría. Son gente entrañable, cada uno con su cosa, pero buena gente. Y todos los finales de año, cuando recordamos que “hace tantos años fudamos el club…” siempre se reencuentran viejos conocidos y, lo que es mejor, alguno nuevo que pasará a serlo.