Invernal en Vegarada

¿Queríais nieve? Pues que no falte ni un poco

Así fué el Sábado (Incluso un poco más corto que la crónica, diría yo)

Buenos días!
Por fin llego la tan ansiada y clasica invernal de Vegarada. Los que ibamos por primera vez habiamos oido hablar maravillas del sitio y de las actividades, los ya veteranos en estas lides con ganas de reencontrarse con la gente y con el sitio. Con un preludio así sólo quedaba dejarse llevar y disfrutar de los acontecimientos.
La mañana comenzó soleada en tierras pucelanas y poco a poco nos fuimos agrupando en la feria de muestras para comenzar nuestro fin de semana con nieve, los saludos y las caras de alegria se sucedian a medida que todos/as ibamos llegando a la cita inicial. Nos agrupamos en los coches, furgonetas y encaminamos para tierras leonesas con ilusión y espectativas. En Puente de Villarente era la primera parada para recibir a Lourdes, Paco y Jimena. También quedaríamos allí con Angel, el señor formador del curso. Una vez estamos todos, a seguir la marcha con un café reponedor y deseosos por arrivar a las casas de piedra sitas en Lugueros. Que bonito el viaje, a medida que nos acercabamos el cielo se tornaba gris e iban cayendo los primeros copos de nieve. Tras pasar por la Vecilla la nieve se intensificaba y se notaba el paso de quitanieves por la carretera, al fin llegamos al complejo turístico.
Que vistas, blanco y sólo blanco miraras donde miraras, eso es a lo que hemos venido, a disfrutar de la nieve en todas sus modalidades y con todo lo que podamos.
Rápidamente nos fuimos distibuyendo en las diferentes actividades, los del curso a sacar el material y leña al manzano sin tiempo que perder. El resto unos con raquetas de nieve, y otros a probar los esquies de fondo con Victor, un guía que nos conduciría por los alrededores de las casas improvisando un circuito que a la postre nos resultaría suficiente. Los niños/as se enfundaron en sus esquies y nos dejaron perplejos con la facilidad y destereza que dominaban culaquier alternativa que Victor los proponia. En esta ocasión venian Jimena, Martín, Julia y Daniel. Al llegar a una bajada un poco empinada a lo largo del circuito de raquetas y esquí de fondo nos hemos entretenido poniendo a prueba nuestras dotes de deslizamiento, evidentemente Martína la cabeza seguido de cerca por Daniel y Julia ponian en un compromiso el orgullo de los mayores que no podian ser menos. Se atrevieron Toño, Abel, David, Isabel (ole mi niña), Cris Cano, con más pena que gloria, Rocio, Chema. Las risas estaban garantizadas hubiera éxito o desastre en las seguidas bajadas.
Entretanto llegó David con los esquiadores y Pablo con los del curso, ya estabamos todos los Ojancos. Los/as raquetistas y algunos esquiadores decidieron continuar la marcha subiendo la montaña y haciendo la ruta un poco más larga. El resto decidimos volver para las casas por los prados y abriendo huella por un terreno más llano, que como nos dijo Victor era lo más parecido a un circuito que debe haber en el lo alto del puerto. la verdad es que de esa manera se nos pasó la mañana en un abrir y cerrar de ojos.
De vuelta en la casa grande nos disponemos a comer y mamá Isa a sacado macarrones con atún para lostodos los peques y algún mayor que otro. cada uno areponer el desgaste mañanero como mejor pudiera y en esto del comer este club tiene un don especial, que facilidad para la ingesta de alimento y bebidas. El comando Montemayor de Pililla trajo una variedad de cervezas quecomo no podia ser de otra manera la mayoria teniamos que probar. A mi me sabe a cafe, a mi a tomillo, pues ésta está mas sueve….. cada uno su opinión , pro no quedó nada.
Por la tarde unos salimos un rato con los níños/as y los trineos pra desfogar un poco y continuar la diversión. El resto un poco de tertulia para reposar la comida y a continuar con el curso, esta vez la parte teórica. Los que salimos con los trineos no tardamos en entrar otra vez a las casas, la tarde se estaba cerrando y la nieve caía con intensidad. la charla teórica del señor Angel resultó bastante amena y tuvo gran acogida por parte de los intregrantes del curso y otros que poco a poco fuimos uniéndonos para dar fé de la sabiduría y puesta en escena del señor instructor.
Total que nos hemos plantado en la hora de cenar y nos disponemos a ingerir unas patatas con costillas que nos han praparado Eusebio y compañia. Que ricas, ahí calentitas, con el frío y la nieve que tenemos fuera. Jimena se habia quedado en la casa porque estaba algo pachucha y Martín y Julia con más sueño que vergüenza se han quedado medio dormidos despues de cenar, David tambien a la casa. Dani aguanta como un martillo al sol, pero es Isa la que decide un poco más tarde coger tambien rumbo la cama. en la sobremesa de la cena Cruci y Eusebio no han deleitado con un balile agarradito, entre salsa y chachachá. El resto de la velada como siempre sucede, corrillos diversos descubriendo las nuevas incorporaciones del club, ponerse al día los que nos vamos reencontrando, hasta que nos vamos todos a la cama y se quedan David, Pablo y Toño para poner el fin de fiesta, esta vez sin pocha y sin chupitos (sosos, os estais haciendo mayores).

Y aún queda el Domingo…. (cuando redacte una expedición no se lo que va a hacer)

Amanece la mañana del domingo con nieve, como no podía ser de otra manera, y nos disponemos todos/as en amor y compañía a realizar una ruta de raquetas. También se unen en el comienzo los más pequeños, pero unos minutos más adelante, al comienzo de la subida deciden que es mucho recorrido y mucho ritmo para ellos/as, se quedan un rato con Isabel, Paco y David, y poco después se bajan a juguetear con los trineos a las zonas próximas a las casas. El resto continuamos la marcha, con un Pablo estelar abriendo huella en un principio que poco a poco tendría que ir recibiendo relevos cómo si de un pelotón de ciclismo se tratara. No era para menos pues con toda la nieve que había y estaba cayendo, incluso con raquetas nos hundíamos hasta por encima de las rodillas. En la ascensión hubo pocas paradas hasta llegar a la cima, y una vez llegamos a algo parecido a la cumbre nos juntamos todos y decidimos por donde continuar. En vista que la hora de la comida se nos echaba encima decidimos acortar la ruta planificada inicialmente y comenzamos el descenso. Esta vez fue Toño quien tomo la cabeza de la serpiente multicolor que intentaba abrirse hueco ladera abajo con un momento aventurero y de caídas varias que desde luego dio mucho juego hasta encontrar de nuevo el camino. Una vez en éste fueron Silvia y Lourdes quienes quisieron tomar la cabeza y descubrir lo que costaba abrir huella. Una vez reagrupados todos/as y a una media hora de las casas, lo que había sido una perfecta fila india, se convirtió en cada uno por su lado hasta llegar casi a la carretera y poco después hasta las casas. Unos estuvimos paleando la nieve para descubrir los coches e incluso ya sacar alguno de ellos, otros fueros preparando la mesa y sacando la comida. En este momento fue el novato Carlos el que se ganó a parte del grupo presentándose con una empanada tamaño XXL de su Fuensaldaña natal que además estaba buenísima. Tampoco pudo faltar el ya clásico chorizo de los Rodríguez-Pérez y hambre insaciable de David…. En cuanto fuimos terminando sacamos el resto de los coches de la nieve y despedidas varias hasta la próxima salida, esta desde luego y mi humilde opinión ha sido estupenda.
Abrazancos para todos/as y a por la siguiente.

A las letras: el escueto, preciso y conciso…
Abel Rodriguez

En cuanto podamos tendréis los tracks