Pequeojancos en Tosande

El sábado 26 de mayo, nos encontramos con gente de Valladolid, Palencia y Cantabria en el aparcamiento del inicio de la Senda de la Tejeda de Tosande.
Después empezamos a caminar y al cabo de un rato nos paramos a hacer un círculo para presentar el OJANCO y a nosotros, porque, había gente que no conocíamos y gente que no nos conocía.
Después de un rato empezamos a adentrarnos como en un bosque y a las orillas veíamos tejos milenarios, robles, hayas y acebos.
Cuando llegamos al mirador nos paramos todos a comer nuestro bocadillo de la comida.
Para la bajada aprendimos a utilizar una barra que sirve de ayuda a las personas que tienen alguna dificultad para ver o para caminar.
Probamos a guiar a cada niño vendándole los ojos, sintiéndola confianza en los que nos guiaban. Esto fue lo que más nos gustó de toda la excursión.
A continuación cuando acabamos de comer seguimos con la marcha hasta llegar al aparcamiento del que habíamos salido.
Más tarde fuimos a Cervera al bar del camping y allí nos dieron unas pegatinas con el símbolo de Ojanco.
Por último nos despedimos y nos fuimos esperando volver a vernos en la siguiente marcha de Pequeojanco.
Estas son algunas de las opiniones que nos han dado algunos de los niños participantes:
“Un maravilloso grupo llamado Ojanco hacen maravillosas rutas, como la ruta de Tosande y suben montañas como el Valdecebollas, dando oportunidades a personas con discapacidad de cumplir sus sueños, como por ejemplo: subir montañas a la vez de disfrutar del paisaje. Y por eso os queremos dar las gracias.” Expresa Simón Naranjo.
“Yo me lo pasé muy bien por estar junto a vosotros por vivir la experiencia de la ruta de Tosande. Lo que más me gustó fue la experiencia de la barra.”Comenta Jara Naranjo.
“Fue un día estupendo. Me gustó mucho participar con la barra tanto de guía como de guiada. Me lo pasé muy bien por eso os doy las gracias Ojancos.”Dice Amanda Martinez.
A las letras: Amanda Martinez, Simón y Jara Naranjo
A las fotos: Unos pocos Ojancos