Pico San Lorenzo con Raquetas


¡Por fin con nieve y con raquetas!

Otra salida más que deja huella, con el cartel de completo, partimos hacia el techo de la Rioja, ilusionados por tener el tiempo a nuestro favor.
Llegamos puntuales a Ezcaray donde aprovechamos a desayunar y aquí se sumarían más componentes del club llegados de otras localidades.
El paisaje desde el puente sobre el río Oja , invitaba a relajarse solo con ver las aguas cristalinas que descendían por este municipio. Por el contrario, el paso de innumerables vehículos anunciaba un lleno en la estación de skí Valdezcaray, una vez aquí comenzamos la ruta cogiendo la pista forestal que sale a la derecha del parking y sorteando los númerosos aficionados al deporte de la nieve.
Como es de rigor, no podía faltar la rueda de presentación de cada uno de nosotros, aunque esta vez más abreviada para no perder tiempo.
Comenzamos la subida hacia el Pico de San Lorenzo (2.271 m) por este camino cómodo y ameno hasta llegar a un collado que no tardaría en mostrarnos el desnivel que deberíamos de afrontar para alcanzar la cima.
El día explendido, el sol acompañando y el aire incordiando a medida qué ascendiamos .
Una vez todos en la cima foto de grupo junto al monolito dedicado a la Virgen de Valvanera, teniendo que abreviar porque el viento azotaba y venia con tarjeta de visita.
Las vistas espectaculares llegando a divisar estribaciones de los Picos de Urbión, cordillera cantábrica, pirineos y destacando el Pico de San Millán en esta sierra de la Demanda.
Un paraíso muy apropiado para las raquetas de nieve y también reconocer el acierto en elegir este lugar.
Como no podía ser menos y en vista al éxito obtenido, puesto que no hubo incidencia alguna y se desarrolló el uso de las raquetas como buenos profesionales, decidimos parar a recuperar fuerzas al poco tiempo de iniciar descenso, pues el cuerpo lo pedía y decidimos parar en primera linea de una ladera paralela a una pista de descenso, buen punto para observar y más comprobar la variedad de productos que nuestros comensales con muy buen apetito hicierón las delicias de un buen yantar, demostrando muy buen humor y compañerismo.
Salud para seguir disfrutando de nuestras salidas.
Un saludo

por Miguel Ángel