Pico Zapatero

El día no empezó con normalidad, la llegada al punto de salida fue inusualmente temprana, comenzando el paseo con un gran crujir de tripas, no encontramos cafetería.

Pero los ojancos contentos y valientes entre matorrales y matojos hicieron el camino hacia el pico zapatero, cuyo nombre dio más de un dolor de cabeza que otro.

Tras un largo y entretenido debate, y algún tropezón que otro, tuvimos que acudir al botiquín de emergencia, y seguir luchando con el terreno hasta alcanzar la cima.

La verdad que la climatología fue fabulosa durante el trayecto, ahora bien cuando hicimos cumbre era imposible divisar tierra.

Tal es así amigos que igual que en política nunca se ve nada claro, el pico zapatero se resiste a soltar la niebla.

Y con esto y mil aventuras y desventuras más, despedimos el año y damos la bienvenida al nuevo.

Un beso a todos los ojancos.

por Laura Manjarrés

El original se ha modificado un poco para adecuarlo al camnino que pensamos más seguro y fiable[sgpx gpx=”/wp-content/uploads/gpx/pico-zapatero 13122015.gpx”]