PIEDRASLUENGAS – PEÑA BREZ Y SU HADA

Tras 3 largas horas de bus, y una paradita para un café/cervecita mañaneros y para esperar a otros ojancos, llegamos al puerto de montaña bautizado como Piedrasluengas, donde hay un mirador para ver el paisaje, desde ahí empezamos la ruta en dirección Oeste.

Tras un leve contacto con la fauna vacuna del lugar, nos presentamos bajo la sombra de los árboles del bosque, y allí, conocimos al hada Micaela que nos daba energía con su magia. Tras la presentación, continuamos la ruta por un precioso pero maldito barrizal (desde el punto de vista del zapato de Rodrigo, la peor parte) y tras ese leve bache en nuestro camino, continuamos sanos y limpios (casi todos) hasta llegar a una bonita pradera con una fuente a 1430 m de altura, allí el grupo se dividió en 2:

-El grupo que subía a Peña Brez: subimos hasta un collado donde además de nosotros, tuvimos la amable compañía de las cabras, y despues un descanso, seguimos la ascensión hasta Peña Brez con unos 1650 m, donde disfrutamos de las vistas de los macizos Central y Oriental de Picos de Europa, el Curavacas, etc, después de unas fotos de grupo, bajamos de nuevo hasta el camino que empezó a hacer zigzag por una ladera muy inclinada.

-El grupo que siguió en el camino: continuaron hasta una sombra en un bonito bosque de hayas, donde esperaron a nuestro grupo para comer. Tras el reencuentro, (y la comida) continuamos caminando, bajando por un sendero, cruzando un gran prado y luego por un camino con mucha pendiente hasta el pueblo de Cueva. Allí, había una fuente donde casi todos los mayores metieron los pies y algún niño también, (se recomienda a los pueblerinos que no beban en esa fuente hasta que se vaya el sabor a quesos) con las pies fresquitos, nos metimos en el bus, y nos fuimos a casa, haciendo una paradita en Cervera de Pisuerga para tomar algo y dejar algún ojanco en el camino.

Una excursión muy chula con buena compañía.

Jorge y Rodrigo