Snow Cross en Leitariegos, con representación Ojanca

Participación Ojanca en el 1º Campeonato de Cyl de Snow Runnning:

Nacho Sáez como árbitro; Silvia Borrega y Chusma Morate como corredores.

Qué alicientes puede tener una carrera de poco más de 9 km para hacerte 3 horas de ida en coche, correr y otras tantas horas de vuelta y con ello gastar un pase del “Bonosalidapermisofamiliar” ; últimamente parece que únicamente nos motivan si son largas y duras (Freud podría dar su opinión al respecto si estuviera vivo, claro).

La idea de participar en esta carrera surgió en la asamblea anual del club cuando se nos dio a conocer la adquisición de crampones ligeros para uso y disfrute de los socios. Silvia me comentó que ella ya la tenía echada el ojo por las fotos espectaculares de la edición pasada y seguramente se animase; el reto estaba echado y lo acepté.

La carrera empezaba a las 17,30 y con un par de horas de margen llegamos a Leitariegos pues queríamos probar los crampones y la sensación de correr con ellos, las condiciones de la nieve parece ser que no eran las mejores pero a gente de la meseta castellana cualquier cosa blanca, fría y en el monte ya nos hace estar en Invernalia.

Quedamos con Nacho, que se encontraba por el lugar desde el día anterior junto a el gran Eloy Santín y respectivas parejas disfrutando del entorno montañero, para que nos diese unos sabios consejos de cómo afrontar la competición y advertirnos de las zonas más complejas del recorrido. Ya en la salida los típicos saludos entre corredores de los que muchos no sabes el nombre pero con los que has coincidido ya en unas cuantas carreras, corredores de nivel (Alfredo Gil, Joel y Jordi Abueso,Raúl G. Castán, Mezquita, Victoria Santamaría, Gaby Sánchez) y otros muchos con el único afán de estar allí.

El recorrido de 9,5 km y 950 m de desnivel positivo consistía en dos vueltas a un circuito por las pistas de la estación de esquí en el que afrontábamos seis subidas, cuatro de ellas bastante duras, con sus respectivas vertiginosas bajadas; todo ello sin un solo tramo de llano por lo que poco de correr y mucho de tirar de riñón.

Mi participación fue bastante discreta con 1h y 39 minutos en meta y sinceramente tampoco tenía expectativas de hacerlo mucho mejor pues uno es consciente de cuando no está en su mejor nivel. Sin embargo Silvia terminó completamente feliz con 1h y 54 minutos y logrando entrar, de sobra, dentro de las dos horas en las que habían puesto el cierre de control; hubo bastantes participantes que se quedaron fuera.

Habrá sido porque el competir sobre nieve era una nueva experiencia para nosotros, porque era el primer Campeonato de CyL de Snow Running, por la gente volcada con los participantes durante todo el recorrido, por encontrarte dentro de un lienzo trazado con tonos cobrizos que estampa el ocaso de un gélido y soleado día entre montañas nevadas, por seguir la luz y el calor de los hogueras que balizaban el camino…habrá sido.